Tras un 2017 marcado por noticias como la montaña rusa del bitcoin, los ciberataques y la lucha contra la desigualdad en el campo tecnológico llegamos al 2018, un nuevo año que trae consigo nuevos desafíos. Empresas como Google, Facebook o SpaceX, entre otras muchas, ya se preparan para hacer frente a este nuevo ejercicio y a los retos que este conlleva.

Con este artículo, La Vanguardia recorre los posibles escenarios en los que se verán envueltas las grandes compañías de tecnología en 2018, los cuales seguramente acabarán ocupando las cabeceras de las secciones de tecnología de los grandes medios.

Tras las continuas acusaciones contra Rusia por interferir a través de las redes sociales en las pasadas elecciones presidenciales de Estados Unidos, Facebook y otras compañías similares disponen de una oportunidad de oro en 2018 para demostrar al mundo que están trabajando contra la desinformación: las elecciones legislativas en el país de las barras y estrellas que tendrán lugar en noviembre.

De cara a estas elecciones, la compañía de Mark Zuckerberg ha prometido cambios en sus productos publicitarios para aumentar la transparencia.

Más allá de los problemas de interferencias, el nuevo año también verá la llegada de nuevos contenidos originales financiados por Facebook a Watch, la plataforma de videos de la red social con más usuarios del mundo. Habrá que ver cómo evoluciona este formato a lo largo del año, una de las apuestas con más peso de la empresa estadounidense.

En Google el 2018 será el año de la “regularización” de Google Play. Durante el nuevo ejercicio, la popular plataforma de distribución digital requerirá a las nuevas aplicaciones y actualizaciones que alcancen una API (interfaz de programación de aplicaciones) de nivel similar al de la versión más reciente de Android.

Para Apple todo parecía ir viento en popa en 2017; la apertura de nueva sede, las buenas cifras de venta del iPhone 8 y el iPhone X y la noticia del valor de la empresa en bolsa por un montante de 900.000 millones de dólares estadounidenses auguraban un feliz fin de año para los de Cupertino. Sin embargo las recientes declaraciones de la compañía, en las que admite que ralentiza los iPhones antiguos, podrían aguarle el nuevo año. Hasta la fecha ya hay ocho demandas presentadas en varios tribunales federales contra la empresa de Tim Cook tras conocerse el cambio de software -admitido por Apple- que provoca la ralentización.

Durante el 2018, otro de los asuntos a los que habrá que prestar atención será la relación entre el Partido Comunista de China (PCCh) y las compañías tecnológicas del gigante asiático. El todopoderoso PCCh que dirige Xi Jinping, consciente del potencial que albergan empresas como Tencent, Weibo y Alibaba, está presionando a algunos de estos conglomerados para que ofrezcan al Estado una participación en los mismos y un papel directo en las decisiones corporativas, recoge el Wall Street .

Quien no parece tener miedo alguno al 2018 es Elon Musk, más bien todo lo contrario. Tesla y SpaceX, dos de las compañías del polifacético sudafricano naturalizado estadounidense, afrontan sendos retos igual de encomiables: la primera podría por fin normalizar el coche eléctrico si soluciona sus problemas de suministros y la segunda podría devolver al hombre a la luna en 2018 si finalmente lleva a cabo la misión de turismo lunar que anunció en febrero de este año.