Es colaborativa, es decir que el contenido se construye a partir de los aportes de sus miembros, que pueden leer y escribir informes no clasificados.

Esto quiere decir que el material que se encuentra allí, si bien no es “top secret”, forma parte de la gran cantidad de información que deben procesar los investigadores en misiones especiales.

Esta web, que también tiene su versión móvil, fue desarrollada por Chris Rasmussen, un analista dentro de la Agencia Nacional de Inteligencia Geoespacial (NGA, por sus siglas en inglés) que busca mejorar la comunicación entre los investigadores.

Rasmussen fue uno de los impulsores de Intellipedia, una suerte de Wikipedia para espías, de acceso restringido, y que es empleada por 16 agencias de los Estados Unidos.

El 80% de los informes de inteligencia incluyen material sin clasificar que sirve como data o contexto para poder comprender el 20% que sí es información clasificada.

El problema es que esos datos de contexto también viven en la intranet dentro de las oficinas y no se pueden leer fuera de las instalaciones seguras.

“Esto lleva a largas horas en la oficina trabajando en cosas que, con las herramientas adecuadas, realmente se podría hacer desde casa”, detalló Rasmussen en una entrevista con Wired.

El objetivo de esta plataforma móvil es poder darles más libertad y opciones a los investigadores para que puedan trabajar desde diferentes sitios.

La aplicación cuenta con algunos informes que se crearon especialmente para el lanzamiento, ahora se irá completando con más datos conforme la comunidad de los agentes se la descarguen.

Cabe mencionar que si bien cualquiera puede bajar la app desde Apple Store, para poder utilizarla hay que contar con las credenciales adecuadas; si no, no se puede iniciar sesión.

Los datos están organizados temáticamente, también hay una sección donde se registran los cambios, otra para hacer preguntas y un espacio para citar las fuentes.

El éxito o fracaso de esta iniciativa estará dado por la popularidad que logre entre los agentes especiales. “Si no hay diez historias nuevas en los próximos 90 días, la aplicación va a morir”, dijo Rasmussen a Wired.