Los números tienen un gran significado en el judaísmo, y el año 70 de la independencia de Israel adquiere un significado especial cuando nos damos cuenta de que, de acuerdo con la tradición judía, 70 representa a las naciones del mundo.

La primera vez que aparece el número 70 aparece en las listas de generaciones posteriores a la inundación. Génesis capítulo 10 enumera exactamente 70 descendientes de Noé. Según el comentarista medieval Rabbenu Bejaie, “Aprendemos de este verso que el mundo comprende 70 naciones, cada una con su propio idioma”.

A partir del Génesis, la Torá procede a contar la historia de la formación del pueblo judío. Sin embargo, volvemos al número universal 70 al final del Jumash [Pentateuco].

Mientras el pueblo de Israel se prepara para entrar en la Tierra de Israel, Moisés instruye a la nación a que junte piedras grandes, las cubra con yeso e inscriba “y escribirás en las piedras todas las palabras de esta Torá, con toda claridad [baer hetev / ??????? ???????]” (Deuteronomio 27: 8). El Talmud explica que “baer hetev” significa que Moisés tradujo la Torá a 70 idiomas. No fue suficiente que Israel entendiera “esta enseñanza”, Moisés quería que se compartiera con las 70 naciones en sus respectivos idiomas.

Este concepto parece ajeno a los judíos, después de todo, no somos un pueblo proselitista. A lo largo de la historia, la Torá fue algo que les enseñamos a nuestros hijos, pero no a nuestros vecinos.

Como el pueblo judío estaba disperso por todo el mundo y aprendió a hablar en esos 70 idiomas, nunca olvidamos nuestras propias oraciones sagradas en voz baja y susurrada y las enseñanzas de la Torá las transmitimos en silencio, a nosotros mismos, en nuestras sinagogas y salas de estudio.

Durante la mayor parte de nuestra historia, inclinamos la cabeza con amor hacia el texto de la Torá, pero estábamos acurrucados en una postura defensiva para con el resto del mundo que nos rodea, incluidas las 70 naciones. El mandato de Moisés para difundir con orgullo nuestras enseñanzas al resto del mundo fue olvidado por largo tiempo.

Todo cambió con la fundación del Estado de Israel hace 70 años.

Incluso los sionistas seculares vieron la restauración de Israel como el cumplimiento del destino universal del pueblo judío para tener un profundo impacto en el mundo entero.

Un primer ministro apasionado, David Ben-Gurion habló sobre la gran influencia que tuvo la Biblia en formar “un pueblo inspirado que creyó en su misión pionera hacia todos los hombres, en la misión que habían predicado los profetas de Israel”.

En las últimas siete décadas, Israel ha movido nuestra misión universal hacia adelante en formas inimaginables, incluso para Ben-Gurion.

En 2018, el mayor aliado de Israel, Estados Unidos, trasladará su embajada a Jerusalem. El turismo receptivo al Estado judío está en su punto más alto. Se están desarrollando nuevas relaciones con naciones enemigas hostiles desde hace mucho tiempo, como Arabia Saudita. Y tenemos nuevos socios comerciales en el Lejano Oriente. Todas estas son señales de que las naciones del mundo están abrazando a Israel de una manera sin precedentes.

Hay una gran oportunidad para que Israel en los próximos 70 años y más allá convenza a más países de trasladar sus embajadas a la capital de nuestra nación; para expandir el número de turistas entrantes y futuros inversionistas globales; y finalmente tener un impacto mucho mayor en el mundo.

Pero esto solo puede suceder si asumimos nuestro papel histórico y seguimos el ejemplo establecido por Moisés, de transmitir nuestros valores religiosos y bíblicos a las 70 naciones de los descendientes de Noé.

Mientras que en las generaciones anteriores, el pueblo judío nunca estuvo interesado en enseñar Torá y los no judíos no estaban interesados ??en saber de nosotros, ese ya no es el caso. Nunca en la historia judía hubo un momento en que el pueblo judío haya sido aceptado por las naciones como hoy. Con millones de cristianos evangélicos en todo el mundo que oran por la paz de Jerusalem cada día.

Ahora que Israel ha alcanzado la madurez de 70 años, tenemos la sabiduría y debemos encontrar la confianza para asumir nuestro papel nacional para llegar a las 70 naciones del mundo.

Artículo original de © israelnoticias.com
https://israelnoticias.com/editorial/israel-70-llegar-70-naciones