La canción es una nueva entrega de la Biblia hecha música, que esta vez se enfoca en quiénes somos en Cristo y en cómo Dios marca un antes y después cuando llega a nuestras vidas. El cantautor barranquillero habla sobre este merengue urbano que, con el toque musical del percusionista de Juan Luis Guerra y 440, Luis Mojica, nos pondrá a bailar y a celebrar el amor de Dios.

 

 

¿Qué mensaje quieres transmitir con Explícame tanto amor?
Esta canción va atada al corazón del disco, o sea a la Palabra de Dios y a lo que dice sobre nosotros. Uno de los regalos maravillosos que obtenemos al recibir a Jesús es una nueva identidad como hijos de Dios. Quería escribir sobre eso.

Nuestra condición frente a Dios define la forma en la que vivimos en esta tierra, y lo que quiero es que, al escucharla o cantarla, se reafirme nuestra posición en Cristo. Además, es un tema juvenil, alegre, tiene estrofas habladas-cantadas y me gustaría que la gente baile al escucharla para celebrar esa nueva identidad que Papá nos dio.

¿Cómo fue el proceso de composición?
La compuse en tres días diferentes: el primero, estaba tocando mi guitarra y empecé a improvisar una melodía que luego grabé. El segundo, escogí la temática para esa canción y busqué referencias en la Biblia. El último día le puse letra e incluí unos paralelos de mi antes y después de Dios, como: “Yo no tenía nada y hoy vivo en tu casa” o “me hundía en el lodo y hoy nado en tu gozo”.

¿Cuáles fueron las referencias bíblicas que usaste?
Usé pasajes como Efesios 2:10, que dice que somos la obra maestra de Dios y que Él nos creó de nuevo en Cristo. También 1 Pedro 2:9, que nos muestra que antes no teníamos identidad, pero que ahora somos pueblo elegido, sacerdotes del Rey, nación santa y posesión exclusiva de Dios.

¿Qué significó para ti grabar con Luis Mojica?
Era un sueño grabar con el percusionista de Juan Luis Guerra y 440. Tuve la fortuna y el privilegio de hacerlo, es un musicazo y una persona supernoble.