Apreciados hermanos:

Qué difícil es mantener la calma en momentos de crisis. Qué difícil es estar quietos en las tormentas y las tempestades. Cómo cuesta mantenerse sobrios cuando las noticias vienen a poner en peligro nuestra estabilidad familiar – económica y emocional.

Aprendí una vez que el saltamontes cuando está en el bosque y hay un incendio, él no salta, al contrario, se queda quieto. Él sabe que un salto podría llevarlo al fuego y no podrá regresar una vez emprendido su trayecto.

La Biblia nos dice: Estad quietos y conoced que yo soy Dios…

Así es, te invito a que coloques tu confianza en el único que te puede ayudar. No tenemos otra opción. Entrega tu vida, tu carga y tu preocupación a Jesús. Él tendrá cuidado de ti, no importa cuán fuerte sea el huracán que está por llegar a nuestras costas, o cuán difícil sea seguir adelante, Él tendrá cuidado de ti… He visto quienes teniéndolo todo se sienten que no tienen nada. Pero conozco a muchos que no teniendo mucho y recibiendo el pan diario, tienen vidas prósperas, y corazones agradecidos…

Unámonos en oración continua en estas próximas horas, y recibamos la gloriosa respuesta a esas oraciones, que han de servir para que IRMA no toque nuestra casa y mucho menos, haga estragos como los acontecidos hace algunas semanas en Texas. DIOS prometió que estará con nosotros y EL cumple su palabra SIEMPRE.

¡DIOS LES GUARDE Y BENDIGA!

William Pinzón