La neutralidad de la red hace referencia a una normativa aprobada en 2015 que garantizaba el tratamiento de internet como un servicio público. Esto impedía que las empresas proveedoras de internet (ISP, por sus siglas en inglés) pudieran afectar (bloquear, acelerar o ralentizar) el tráfico a los sitios web o aplicaciones según quisieran.

En este sentido, se buscaba que todas las páginas o portales compitieran en igualdad de condiciones, al menos en lo que se refiere al acceso o velocidad de carga del contenido de la página.

Cabe destacar que en este aspecto no sólo inciden la ISP, sino también cuestiones de infraestructura y regulaciones de cada país que afecta la velocidad de conexión.

Pero el punto es que, más allá de las variantes que se pueden dar por diferentes factores, desde el punto de vista de las proveedoras de internet se aplicara neutralidad o igualdad de condiciones en el tratamiento de datos que circulan por internet sin establecer jerarquías ni prioridades.

Sin embargo, a partir de ahora, las ISP tendrán libertad para regular esto y así, por ejemplo, favorecer a una u otra página en función de diferentes criterios. Esta decisión les da vía libre para establecer nuevas reglas de juego.

Los que están a favor

“Ahora, el 11 de junio, estas innecesarias y dañinas regulaciones de internet serán derogadas y el enfoque bipartidista que funcionó en el mundo en línea durante 20 años será reestablecido”, dijo en un comunicado el presidente de la FCC, el republicano Ajit Pai, nombrado por el presidente Donald Trump.

El argumento que esgrimen Pai y quienes apoyan esta iniciativa es que en este nuevo marco legal, se favorecerá la inversión y la innovación; lo cual permitirá que el acceso a la red resulte más económico, rápido y de mejor calidad.

Los que están en contra

El grupo de detractores, que está conformado principalmente por asociaciones de consumidores y pioneros de la web (entre ellos su creador, Tim Berners Lee) aseguran que esta situación podría generar situaciones de abuso por parte de las principales ISP en Estados Unidos.

En concreto, la neutralidad de la red asegura que todo el tráfico en la web se trate de igual modo. Esto cobra particular importancia si se tiene en cuenta que las ISP ofrecen contenido y podrían favorecerlo respecto de otros. Comcast, por ejemplo, es dueña de NBC Universal y AT&T está a punto de consolidar la compra de Time Warner.

El primer estado en reaccionar ante esta decisión de la FCC fue Washington, que aprobó una ley estatal para proteger la neutralidad de la red allí.

Los usuarios y los creadores de contenidos

Este acceso diferenciado, por un lado limita el acceso a la información y oferta de servicios para el usuario.

Y a su vez, también afectaría a los creadores de contenidos, en particular para los más pequeños: el escritor de un blog, creador de un pequeño medio o alguna otra plataforma incipiente tendrá más dificultades para que sus sitios tengan la misma visiblidad que la de los grandes sitios, más allá de las dificultades que de por sí sufren todos los sitios que no son tan populares y por ende nunca figuran entre los primeros resultados de búsquedas en la web.