«Dios, en el principio, creó los cielos y la tierra […]. Y Dios consideró que esto era bueno.» Génesis 1: 1,25

Dios dejó registrada Su Palabra a través de la pluma de hombres inspirados, principalmente por una razón: hablarnos sobre sí mismo. En los primeros trazos, demostró algo sumamente importante entre Sus atributos: es CREATIVO; y antes de que la tinta de la primera oración pudiera secarse, Dios reveló algo más: es ORDENADO.

Solo Dios podía combinar la absoluta creatividad con el completo orden.

Algunas tenemos la frescura de la creatividad y otras, por ventura, son ordenadas; pero casi nunca podemos juntar las dos características.

Sin embargo, si prevalece la sabiduría, con el tiempo descubrimos que nos necesitamos unos a otros, porque de lo contrario, nuestras distintas contribuciones quedan desequilibradas e incompletas. No obstante, Dios no necesitó a nadie para que lo completara. Creó los cielos y la Tierra sencillamente porque quería hacerlo.

Luego, miró Su perfecta mezcla de creatividad y orden, y dijo: «Esto es bueno, muy bueno por cierto». Dios sigue considerando que una mezcla de creatividad y orden es una manera efectiva de trabajar con nosotras. Si eres Su hija, Dios opera en tu vida de manera creativa y a la vez ordenada.

Desea ser completamente creativo contigo. ¿Le permites esa libertad? Tal vez, en este momento, lo que Dios hace en tu vida puede parecerte sin sentido, pero no es porque Él sea absurdo sino creativo.

Dios quiere que nos sometamos a Su voluntad, pero tendemos a querer un bosquejo de Sus propósitos, para poder decidir si nos rendimos o no. En Juan 21: 21, luego de que Cristo permitiera que Pedro vislumbrara su futuro, el discípulo le hizo una pregunta acorde con la naturaleza humana: «Señor, ¿y éste, qué?».

Al igual que a nosotras, la igualdad le brindaba a Pedro una extraña sensación de seguridad. Al buscar tu llamado, ¿intentas encontrar a alguien que Él esté usando exactamente del mismo modo? ¡Detente! De los 6000 millones de personas en este planeta, es probable que esa persona no exista, porque Dios es creativo.

Algunos pueden sentirse fácilmente identificados con la variedad en el plan de Dios. Prosperamos en la creatividad. La uniformidad nos aburre, pero aun así, necesitamos la seguridad confiable que Dios ofrece.

La creatividad por sí sola genera caos. Nuestro Dios perfectamente equilibrado también es ordenado, y tiene un plan diario para nuestra vida. Por eso es tan importante reunirnos con Él (ya lo adivinaste) día a día.

Si hubieras sido una espectadora durante los primeros tres días de la creación, es probable que no te hubiera parecido buena. ¿Para qué sirven las plantas que den semillas sin un sol para la fotosíntesis? En Su sabiduría, Dios sabía que la obra era buena porque conocía lo que vendría a continuación.

Él sabe lo que viene en tu vida; por eso puede juzgar Su obra en ti como buena. Dale lugar para que sea completamente creativo. Encuéntrate con Él a diario mientras despliega Su plan en perfecto orden. Es un experto en lo que hace.

Toma unos momentos para pensar en razones para alabar a nuestro Dios creativo y ordenado. Luego, eleva esas alabanzas a Él en una actitud de acción de gracias.

Beth Moore
Tomado del libro: Susurros de esperanza
Editorial: B&H Publishing Group.