Siempre que se inicia un nuevo año, tenemos la costumbre de realizar un “amplio” listado de propósitos – metas, y nos proponemos realizarlos de tal forma, que prometemos a nuestros más cercanos, que este “SI SERA EL AÑO”.

Pero a menudo que van pasando los meses, vemos como ese “amplio listado de propósitos” se va quedando en el cuarto de olvido y los afanes propios de la vida y del día a día, aparecen y toman el primer lugar en nuestras, de por sí, apretadas agendas.

Pero siempre existe esa duda del porque no podemos cumplir con esos propósitos y le pregunto: ¿Cuál es su reto para el 2018?

Déjenme decirles que existen personas con mente de derrota que no se ponen retos por miedo a no cumplirlos. Una de las cosas que necesitamos en este año vencer es el miedo, la duda o el temor, cada una de ellas no ayudan a nada, al contrario, son las que nos evitan alcanzar nuestros objetivos.

En el camino de este año encontraras muchos obstáculos que querrán evitarte alcanzar tus metas, Jesús dijo: “porque es necesario que vengan tropiezos…” (Mateo 18:7) pero tienes que entender, que de TODOS ellos te librara el Señor.

Posiblemente uno de tus retos este año, será terminar tu año de estudio con las mejores notas, quizá sea encontrar un buen trabajo, a lo mejor tu reto será servirle más y mejor al Señor, para otros quizá será ganarse a su familia para Cristo.

Siempre hemos de encontrar trabas en nuestro caminar diario, pero DIOS nos ha prometido que nada puede ser obstáculo para nosotros, cuando sabemos que su gracia – favor y misericordia nos acompañan todos los días de nuestra vida y que gracias a SU presencia en nosotros, hemos de poder alcanzar aquellas metas y sueños que nos hemos fijado cumplir al inicio de cada año.

Está claro que si me siento a esperar que mis retos se cumplan ellos solos, pasara todo este año sin ver resultados, es por ello que te motivo a que te movilices para lograr alcanzar tu reto.

Apenas se está iniciando el año y a aunque ya hayas realizado tu “listado de propósitos”, es el momento de fijar tu mirada en el objetivo más primordial que como hijos de DIOS podemos tener: afianzar nuestra relación con EL. Aferrarnos a SU palabra y lograr que sus propósitos estén alineados a esa lista que ya hemos hecho y que nos ha de llevar a nuevos niveles de prosperidad – fe – fidelidad y entrega al servicio del Señor en aquellas áreas donde podremos colocar el talento que EL ha depositado en nosotros, y que ha de servirnos para alcanzar nuevas almas que conozcan la verdad que a lo largo de nuestro servicio a EL, nos ha hecho libres.

Te motivo a que le sirvas al Señor, a que te encargues de las cosas del Señor, pues si tú te encargas de sus cosas, Él se encargara de las tuyas. No hay mejor manera de conseguir el favor de Dios, que siéndole fiel en lo poco y cuidando de agradarlo en TODO.

Ayuda a otros, recuerda que el evangelio que cuenta es el práctico y no el teórico.

Y lo más importante de todo: NO TE DESANIMES, insiste, no te rindas, aun cuando las fuerzas estén por acabarse, saca fuerzas de donde no las hay, ve rumbo a tu objetivo, puesto que algo que te ayudara a lograr tus retos será la PERSISTENCIA. Nunca digas no puedo, porque eso en el lenguaje de Dios, NO EXISTE.

En este nuevo año, declaro sobre tu vida y la de tu familia, que tendrás el mejor de los años y que aquellos altos y bajos que tuviste en el pasado, serán cosas del pasado y los alcances a los que DIOS te llevara, serán niveles que estabas esperando y que son la respuesta a tus oraciones, las que ya han sido escuchadas y respondidas desde los cielos.

Que tengas un año EXTREMEDAMENTE BENDECIDO!!