“Aunque vivimos en una época en la que la división es la norma, en la que los prejuicios y las creencias parecen estáticos e inmóviles; en la que la ciencia dura es materia de debate; en la que el periodismo está devaluado; en la que se les arranca su humanidad a aquellos en celdas, centros y refugios; en la que hay demasiado para organizar en nuestras cabezas, el arte apela al optimismo que tenemos dentro y nos llama a respirar”, escribió la cineasta Ava DuVernay, editora invitada del número especial de Time dedicado al optimismo.

Es la segunda vez que el semanario de los Estados Unidos dedica una edición —doble, en este caso— a la actitud psicológica y filosófica que espera lo mejor y lo más positivo. La primera tuvo como editor invitado a Bill Gates, quien en este número regresa como autor con un artículo sobre Leonardo Da Vinci, de cuya muerte se cumplen 500 años en 2019.

Este año el tema une optimismo y arte, y la pregunta principal de DuVernay (la primera directora afroamericana nominada al Oscar, por su película Selma) es “Por qué el arte es el antídoto para nuestra época”. La representación de la mitad llena del vaso, o de la vereda del sol, o de todas las formas de elegir la esperanza sobre el pesimismo, detalló: “La visibilidad literal del proverbial lado bueno. Para mí, esa es la tarea del arte”.

La invitación, escribió la directora de la premiada Middle of Nowhere, le llegó un día de malas noticias. No por eso la rechazó, al contrario: “Trabajar en este número con el equipo estelar de Time me ayudó a recordar una verdad sencilla: que priorizar la esperanza cuando resulte posible es hacer algo valiente y arrojado. De ese modo, esta edición es un don para mí”.

Además del cofundador de Microsoft, el premiado cineasta Guillermo del Toro (La forma del agua), la actriz y militante LGBTQ Laverne Cox y la editora Lisa Lucas, escriben en un número que recorre temas como la inteligencia artificial, el espíritu creativo y el optimismo como rebeldía.