El huracán Dorian se trasladó a aguas abiertas en la madrugada del jueves tras causar pocos daños a su paso por Puerto Rico e Islas Vírgenes. Pero puso en estado de emergencia a la Florida, en especial en los condados que serían más afectados por el ciclón, como Miami-Dade.

Los meteorólogos advierten que Dorian podría ganar fuerza en su avance hacia el norte de Bahamas y la costa este de Florida.

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC por sus siglas en inglés) dijo que Dorian podría alcanzar la categoría tres si se mantenía al este en los próximos dos días. La previsión contempla que la tormenta pase cerca o sobre el norte de Bahamas el sábado y cerca de Florida el domingo por la tarde.

El gobernador de la Florida, Ron de Santis, declaró el estado de emergencia para 26 condados. Puso así en alerta a las regiones que se ubican entre los condados de Duval, al norte, y Monroe, al sur, entre ellos Miami-Dade, el más poblado del estado, su vecino Broward, donde se asienta Fort Lauderdale, y Palm Beach.

El miércoles se reportaron apagones e inundaciones en las Islas Vírgenes Británicas y en las de Estados Unidos, así como en las islas puertorriqueñas de Vieques y Culebra luego de que Dorian pasó por Saint Thomas como huracán de categoría 1.

Puerto Rico fue devastado en 2017 por el huracán María. Y se temía que Dorian hiciera estragos porque pasó justo por las islas más afectadas hace dos años: Vieques y Culebra.

“Estamos contentos porque no ha habido daños que lamentar”, comentó el alcalde de Culebra, William Solís, a The Associated Press, apuntando que sólo una localidad se quedó sin electricidad.

El ciclón causó además un apagón en todo el territorio de Saint Thomas y Saint John, en las Islas Vírgenes de Estados Unidos, y provocó cortes de energía en Saint Croix, dijo Richard Motta, portavoz del gobierno, a la AP.

Dorian derribó árboles y tiró por lo menos un poste eléctrico en Saint Thomas, señaló el portavoz agregando que hasta el momento no había reportes de inundaciones significativas.

El gobernador de las Islas Vírgenes Británicas, Augustus Jaspert, dijo que ya había cuadrillas limpiando los caminos e inspeccionando la infraestructura.

En la madrugada del jueves, el vórtice de Dorian se encontraba a unos 240 kilómetros al norte-noroeste de San Juan, Puerto Rico. El NHC reportó que sus vientos máximos sostenidos eran de 140 kilómetros por hora mientras avanza en dirección noroeste a 20 km/h (13 mph).

Dennis Feltgen, meteorólogo del NHC, dijo que Dorian podría aumentar de tamaño y tocar tierra en cualquier punto entre el sur de Florida y Carolina del Sur entre domingo y lunes.

Los habitantes de Florida comenzaron a prepararse para un posible impacto durante el Día del Trabajo, y los gobiernos de los condados ubicados en la región central de la costa este de Florida empezaron a distribuir bolsas de arena, mientras que muchos de los residentes acudían a establecimientos para abastecerse de agua, alimentos enlatados y provisiones de emergencia.

“Todos los residentes de la costa este de Florida deben contar con provisiones para 7 días, alistar sus viviendas y mantenerse atentos a la trayectoria”, tuiteó el gobernador Ron DeSantis. Poco después declaró estado de emergencia para los condados situados en la trayectoria prevista del huracán.