Israel lanzó misiles contra una base militar en el centro de Siria el domingo en la noche, matando a un soldado e hiriendo a dos más horas después de que ataques israelíes en el sur del país dejaron muertos a tres soldados e hirieron a siete, informó la prensa estatal siria.

La nueva oleada de misiles israelíes impactó la base T4 en la provincia central de Homs justo antes de la medianoche, según la televisora del gobierno sirio. Israel no hizo comentarios inmediatos sobre el ataque a la base aérea, que de acuerdo con activistas de oposición también incluye posiciones manejadas por tropas iraníes y combatientes con respaldo de Irán.

La televisora estatal siria citó a un oficial militar no identificado que dijo que un soldado murió y dos más resultaron heridos durante el ataque a la base y que un depósito de armas también fue impactado. No es la primera vez que Israel ataca a la base T4.

Horas antes, el ejército de Israel confirmó una serie de ataques a varias posiciones militares en el sur de Siria, incluyendo dos baterías de artillería, varios puestos de observación e inteligencia y a una unidad de defensa antiaérea SA2. Dijo que las acciones fueron en respuesta a los dos cohetes disparados desde Siria el sábado en la noche, que no dejaron víctimas. El ejército indicó que uno de los cohetes cayó dentro de territorio controlado por Israel, sin hacer explosión.

Esos ataques fueron contra posiciones militares en la región sur de Quneitra, cerca de los Altos de Golán, ocupados por Israel, dijo la agencia noticiosa estatal siria SANA, que citó a un oficial del ejército no identificado. Causaron daños materiales, según el reporte.

Se trata tan sólo del más reciente intercambio de este tipo en medio de un aumento de tensión en la región sobre el papel de Irán en Siria y otras partes del Medio Oriente.

Poco después el ataque del domingo en la mañana, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu dijo que él ordenó la ofensiva.

“No toleraremos disparos hacia nuestro territorio y responderemos a cualquier agresión que recibamos”, indicó en un comunicado.

Se trata de un inusual reconocimiento público de ataques en Siria por parte de Israel, pero es la segunda ocasión que sucede en poco más de una semana, ambos respaldados con el argumento de que se efectuaron disparos hacia Israel desde territorio sirio.