Tras el histórico encuentro que mantuvieron Donald Trump y Kim Jong-un en la Zona Desmilitarizada, la hija del presidente de Estados Unidos, Ivanka, quien al mismo tiempo se desempeña como una de sus asesoras principales, auguró una “era dorada” para Corea del Norte si el dictador llega a un acuerdo con su padre para abandonar las armas nucleares.

“Estamos cerca de marcar el comienzo de una posible era dorada para la península de Corea”, señaló Ivanka durante una entrevista a Bloomberg este domingo en Seúl.

Sin embargo, para que Pyongyang alcance una realidad más prometedora que la actual, la funcionaria norteamericana remarcó que el régimen tiene que dar algunos “pasos serios” previamente. Como por ejemplo, “la desnuclearización” de la isla.

Una vez finalizado el histórico encuentro entre Trump y Kim Jong-un en la frontera entre las dos Coreas, la hija del jefe de Estado norteamericano calificó de “surrealista” la visita a suelo norcoreano.

En la delegación que integró Ivanka estuvo Jared Kushner, su esposo, quien también se desempeña como uno de los asesores oficiales del presidente.

Trump, ingresó a pie en Corea del Norte el domingo, y dio unos pasos históricos con Kim Jong Un, quien lo invitó a cruzar la frontera.

Kim Jong-un dijo que su “maravillosa” relación con Trump permitirá a los dos países superar los obstáculos en las negociaciones sobre las armas nucleares de Corea del Norte.

“Estoy convencido de que nuestra relación nos permitirá superar los obstáculos que se interponen en el camino”, dijo Kim. Esa relación permitió que “de la noche a la mañana” se pudiera organizar la reunión en la Zona Desmilitarizada, agregó Kim.

El jefe de la Casa Blanca cruzó el límite que marca la separación entre las dos Coreas en el pueblo de Panmunjom, donde fue firmado el armisticio de 1953. Nunca un presidente estadounidense había entrado antes en suelo norcoreano.

“Es un gran día para el mundo”, dijo. “Esto significa que queremos poner fin a un pasado desagradable e intentar crear un nuevo futuro”.

En declaraciones a la prensa, Trump anunció que las negociaciones entre ambos países sobre el programa nuclear norcoreano se reanudarán “en las próximas dos o tres semanas”.