El líder del Parlamento venezolano, Juan Guaidó, reconocido como presidente encargado por una cincuentena de países, afirmó que no alterará su agenda de trabajo por la detención del jefe de su despacho, Roberto Marrero, que consideró como un “secuestro”.

“Vamos a seguir de gira, vamos a seguir con la operación libertad (…) vamos a seguir en las calles de toda Venezuela”, dijo Guaidó a periodistas después de aseverar que tomaría “medidas de protección” por la detención de su principal colaborador.

“Esas son las medidas, darle la cara sin miedo al pueblo, es el momento de avanzar en la operación libertad”, añadió en referencia a una gran manifestación que pretende liderar hasta las puertas del palacio presidencial de Miraflores, y que aún no tiene fecha definida.

“Hicimos entrega del segundo lote de ayuda humanitaria. Como nos dijo Roberto antes de su detención: no nos detengamos en nuestra lucha. Sigamos adelante con más fuerza, con más convicción, porque mientras nos mantengamos unidos y movilizados lograremos la libertad de todo el país”, expresó en su cuenta de Twitter.

Guaidó aseguró que la detención de Marrero constituye una “torpeza” política, y que ha recibido informes de altos cargos del Gobierno de Nicolás Maduro que señalan que el mandatario no ordenó la acción.

Indicó que esto confirma que la cadena de mando “está rota” y que algunos cuerpos de seguridad actúan por cuenta propia.

“¿Qué les ha traído a la dictadura la persecución, los allanamientos de morada? ¿políticamente están mejor?”, dijo al llamar a los funcionarios del SEBIN (Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional) a que “no se encochinen ni embasuren por un régimen que está de salida”.

Guaidó, que este jueves entregó un lote de donaciones en una institución religiosa de Caracas, dijo que los objetivos siguen siendo los mismos: “Cese de la usurpación, gobierno de transición, elecciones libres”.

Además, alertó que el Parlamento venezolano tomará pronto “acciones” para denunciar la detención de Marrero, que fue secretario del Parlamento en 2016.

Marrero fue detenido la madrugada de este jueves en su vivienda por miembros del cuerpo de inteligencia de Venezuela (Sebin) después de un allanamiento en el que se encontraron dos fusiles y una granada.

El diputado Sergio Vergara, vecino de Marrero y cuya casa también fue allanada esta madrugada, dijo a periodistas que el jefe del despacho de Guaidó le dijo cuando al ser trasladado que habían colocado armas en su apartamento durante la operación.

En la acción participaron unos 50 miembros del Sebin, según Vergara.

Venezuela afronta una crisis política y social que se acentuó después de que el pasado 23 de enero el líder del Parlamento, Juan Guaidó, se declaró mandatario interino al invocar unos artículos de la Constitución venezolana y logró el respaldo de buena parte de los países del continente americano y una veintena de naciones europeas.

La oposición venezolana, que no reconoce el nuevo mandato de seis años que juró Nicolás Maduro el pasado 10 de enero, al considerar ilegítimas las elecciones de mayo del año pasado, asegura que el país atraviesa una “emergencia humanitaria compleja” y ha pedido ayuda a la comunidad internacional para atenderla.

Fuente: Infobae