Twitter pidió a sus empleados en todo el mundo que trabajen desde casa para intentar frenar la propagación del coronavirus y el martes los trabajadores de la sede europea de Google y de las oficinas de Amazon fueron llamados a hacer lo mismo a raíz de los síntomas gripales de uno de ellos.

La epidemia de covid-19 se ha propagado a todos los continentes desde su aparición en el centro de China a finales de año y ya ha provocado la muerte de más de 3.100 personas e infectado a más de 90.000.

La decisión de Twitter de pedir a sus empleados que eviten ir a la oficina está en sintonía con las medidas tomadas por gobiernos en algunas de las zonas más afectadas por el nuevo coronavirus.

“Alentamos encarecidamente a todos los empleados en el mundo a trabajar desde casa si pueden hacerlo”, afirmó su responsable de recursos humanos, Jennifer Christie. “Nuestro objetivo es reducir la probabilidad de propagación del covid-19 entre nosotros y en gente alrededor nuestro”.

Para los empleados de la red social en Corea del Sur, Hong Kong y Japón -tres de los territorios donde la enfermedad más se ha propagado-, trabajar desde casa es obligatorio, subrayó Christie.

Por su parte, Amazon fue un paso más allá y pidió a todos sus empleados que pospongan los viajes “no esenciales” tanto dentro como fuera de EEUU, y que no planeen ninguno nuevo por lo menos hasta finales de abril.

Otra gran tecnológica estadounidense, Facebook, canceló el jueves la celebración de su conferencia anual de desarrolladores F8, que estaba prevista para el 5 y 6 de mayo en San José (California, EEUU), también por temor al virus.

La conferencia de desarrolladores, similar a la que celebran cada año por estas fechas otros gigantes tecnológicos como Google o Apple, reúne a miles de personas provenientes de todo el mundo en el centro de convenciones de San José.

También hizo lo propio la feria de videojuegos Game Developers Conference (GDC), que se tenía que celebrar durante la segunda quincena de marzo en San Francisco, pero a la que empresas tan destacadas como Unity, Epic, Sony, Facebook, Microsoft y Amazon anunciaron a lo largo de la semana que no iban a asistir y finalmente los organizadores la “pospusieron para el verano”.

El gigante digital Google emplea a unas 8.000 personas en Irlanda, en cuya capital tiene su sede europea. Una empleada allí informó tener síntomas gripales aunque el martes se ignoraba si se trataba del coronavirus.

Como precaución, el grupo estadounidense pidió a todos los empleados que estuvieron en contacto con ella que trabajasen desde casa y vigilasen su estado de salud hasta que la situación se aclare.

“Seguimos tomando medidas de precaución para proteger la salud y la seguridad de nuestra fuerza de trabajo; de acuerdo con el consejo de los expertos médicos, y como parte de ese esfuerzo, hemos pedido a nuestros equipos de Dublín que trabajen desde casa hoy”, afirmó una portavoz en un comunicado.

La empresa afirmó estar aprovechando la situación para comprobar su nivel de preparación para hacer frente a un eventual brote.

Irlanda tiene un solo caso confirmado de covid-19, un hombre que regresó del norte de Italia.