La primera sonda israelí enviada a la Luna, lanzada en febrero, transmitió su primera selfie con la Tierra, a 37.600 km del planeta azul, anunciaron el martes los responsables de la misión.

En la foto, tomada por la sonda, aparece una parte del artefacto espacial con la Tierra de fondo y fue transmitida a un centro de control en Yehud, en el centro de Israel, indicaron en un comunicado los principales responsables de la misión lunar, SpaceIL e Israel Aerospace Industries (IAI).

Denominada Bereshit (“Génesis”, en hebreo), la sonda fue lanzada el 22 de febrero desde la base estadounidense de Cabo Cañaveral, en Florida.

El aparato, de 585 kg, fue enviado al espacio a través de un cohete Falcon 9 de la compañía estadounidense SpaceX, propiedad de Elon Musk.

La sonda debe efectuar varias órbitas elípticas alrededor de la Tierra antes de encaminarse hacia la Luna, donde debería llegar en abril.

Hasta ahora, solo Rusia, Estados Unidos y China enviaron artefactos a la Luna, situada a una distancia promedio de 384.000 km de la Tierra.

Casi cincuenta años después de que el hombre diera sus primeros pasos sobre la Luna, el satélite vuelve a generar interés. China hizo alunizar en enero un artefacto en su cara oculta.

Una cápsula en la nave contiene discos digitales con dibujos de niños, canciones e imágenes de símbolos israelíes, recuerdos de un superviviente de la Shoah y una Biblia.

Se trata de la primera sonda desarrollada por una organización privada, SpaceIL, en asociación con la empresa aeroespacial IAI, una de las mayores compañías de defensa israelí.