La Iglesia Evangélica en Venezuela, aglutina en su mayoría a las Pentecostales y Bautistas. Sus líderes o pastores son conocidos o tienen relación entre ellos. Dos de ellos le dijeron a Infobae que no saben quienes integran ese “Movimiento Cristiano Evangélico por Venezuela” que asistió a un evento con Nicolás Maduro, aun cuando aseguran que participaron 1.730 pastores.

La actividad sirvió para que Maduro anunciara la creación de una universidad Teológica Evangélica de Venezuela, a la vez que decretó el día del pastor el 15 de enero, fecha en la que nació Martin Luther King, un pastor bautista norteamericano. Habló de reparar escuelas y aseguró que “hemos intervenido a la fecha 288 iglesias, entre católicas y evangélicas”.

Buscando las referencias sobre Moisés García, el Coordinador Nacional del Movimiento Cristiano Evangélico por Venezuela MOCEV, en cuyo perfil de la red social Twitter se identifica como “abogado, teólogo, magister en DDHH y Cultura de Paz”, encontramos que retuitea principalmente a Maduro, a los ministros y al resto de funcionarios del Gobierno.

Es insólito, pero en los tuits de su cuenta (@moisesgarcia67) que chequeamos hasta mayo no hay un solo mensaje cristiano, ni siquiera una mención a la Biblia. Lo que sí abunda es la reproducción de mensajes contra Almagro, contra el presidente de Ecuador y a favor de Correa, en defensa de Evo, muchos más.

El Pastor Manuel Sangronis, director General de la Convención Nacional Bautista Venezuela, le dijo a Infobae que desconoce si quienes asistieron a ese acto con Maduro son cristianos evangélicos. No los conoce.

Explicó que toda la Directiva de la Convención Nacional Bautista, cuyo presidente actual es Carl Ríos y como director general “no pertenecemos ni estamos vinculados a ese Movimiento Cristiano Evangélico que estuvo en el acto con el presidente Nicolás Maduro. La denominación cristiana bautista no nos hacemos responsables de lo que ellos hicieron y a lo que se comprometieron en ese evento. No nos sentimos parte de ese grupo ni nos identificamos con ellos”.

En cuanto a la creación de la Universidad dice: “Soy proeducación, de manera que celebro todo lo que tenga que ver con educación y más cuando es teológica, porque incluso soy egresado del Seminario Teológico Bautista de Venezuela. El problema no en está en que sea una institución educativa teológica y que sea hecha universidad. El problema es saber si sería independiente y que no tenga una carga ideológica que determine el pensamiento y por ello las acciones”.

“Tenemos por ello cierto cuidado en cuanto a la creación de una universidad teológica. En los últimos años ha habido una carga ideológica muy fuerte donde el Gobierno forma allí parte de las instituciones que respalda. Habría que preguntarle a quienes estén al frente de esa institución cuál será esa carga ideológica”.

En cuanto a decretar el 15 de enero día del pastor, Sangronis considera que “ningún pastor ha trabajado para reconocimiento personal. Todo lo que hemos hecho es para que todos puedan reconocer a Cristo Jesús como Señor y Salvador. Que estemos en una efeméride o un día nacional, no tiene ninguna importancia. Predicamos el valor de la justicia, de la paz, de la no corrupción y denunciamos el pecado, porque queremos vivir en una sociedad justa, donde los valores del Reino de Nuestro Señor Jesucristo prevalezcan, valores que en la actualidad lamentablemente no estamos viendo en Venezuela. Los valores cristianos no están prevaleciendo en este momento”.

El pastor de la primera Iglesia Bautista de Barquisimeto, Juan Antonio Guédez Corti, no sabe quiénes son ni identifica a ninguno de los que aparecieron como líderes cristianos en el acto. “Pertenezco a varios grupos: al de los Pastores del estado Lara, a la Confraternidad de Ministros Evangélicos, a la Unión de Ministros Bautistas de Venezuela, en fin. En lo que ha habido coincidencia es que ninguno conoce a quienes ahí aparecen atribuyéndose una representación que no tienen”.

“Nicolás Maduro, como lo hizo Hugo Chávez han tratado de buscar apoyos con la intención de dividir las opiniones y buscar enfrentamientos. Y eso ocurre precisamente cuando tiene una Conferencia Episcopal de la Iglesia Católica que le presenta una cara de reclamo por no decir de oposición, trata de unirse a otro grupo para crear el enfrentamiento. Entiéndase que el pueblo evangélico en Venezuela está entre el 15 y el 20% de la población”.

Aclara el pastor Guédez que “quienes acompañan a Maduro (en el evento) no son personas reconocidas en el mundo evangélico, no se saben quiénes son y no representan a ninguna organización importante, en todo caso actúan a motu propio”.

“Algo similar hizo Fidel Castro en Cuba, a inicios de la revolución cubana, y luego lo transformó en un movimiento de persecución del evangelio llevando a tener a sus propios esbirros incrustados en las congregaciones, siendo espías que monitoreaban lo que se hacía y se decía, pretendiendo el control sobre las iglesias. En nuestras iglesias cristianas evangélicas, hoy en día, tenemos personas que nos observan, nos filman, nos graban y que tenemos ciertos calificativos”.

Cuenta que hace unos años en el aeropuerto de Maiquetía, fue detenido cuando se disponía a salir hacia República Dominicana. Preguntó el motivo y uno de los militares, que entendió tenía raíz evangélica, le dijo: “Porque usted aparece en el sistema como un formador de opinión pública antirrevolucionario”. Cuando por fin logramos salir, los otros tres que habían sido detenidos, uno era un escritor y los otros dos eran periodistas”.

Reconoce que al principio de la llegada del chavismo al poder “fue mucho el evangélico que apoyó a Chávez, pero con el paso del tiempo hubo el entendimiento de que sus postulados son anticristianos o antiteístas. El hombre nuevo para los cristianos es la transformación espiritual, mientras que el hombre nuevo para el socialismo es la transformación del hombre para una sociedad amoldada a sus caprichos”.

Explica que los Bautistas no reciben ni aceptan dinero del Estado. “El maíz no es gratis, así atrapan a los cerdos. Es una trampa caza bobos para tratar de dominarnos y controlarnos. En Cuba, cierto tiempo después de instalada la revolución, todos los templos evangélicos fueron expropiados, hasta hace unos 25 años que fueron devueltos los templos bautistas y los metodistas a sus organizaciones porque fueron las únicas que no recibieron dinero del Estado para su construcción o mantenimiento”.

En cuanto a la Universidad Teológica “es un proyecto que tiene años, se ha elaborado un currículo, buscando tener una facultad teológica en la que los títulos fueran reconocidos por el Estado”. Finalmente, sobre el día Nacional de la Biblia “tendría el valor de reconocer que es la palabra de Dios”.