China ha puesto en marcha un ensayo clínico para probar con rapidez un medicamento contra la nueva infección por coronavirus conforme el país acelera las terapias para los afectados y busca vacunas para proteger al resto.

Remdesivir, un nuevo medicamento antiviral de Gilead Sciences Inc. para tratar enfermedades infecciosas como el Ébola y el SARS, será probado por un equipo médico del Hospital de Amistad China-Japón, con sede en Pekín, para determinar la eficacia del tratamiento de la nueva cepa mortal de coronavirus, dijo a Bloomberg News el lunes una portavoz del hospital.

La prueba para el medicamento se llevará a cabo en Wuhan, la ciudad de China central y zona cero del brote viral que ha provocado la muerte hasta el momento de más de 360 personas, ha contagiado a más de 17.000 en China y se ha propagado a más de doce países. Hasta 270 pacientes con neumonía leve y moderada causada por el virus serán designados para un estudio aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo, según informó el medio de noticias chino The Paper el domingo.

Farmacéuticas como GlaxoSmithKline Plc así como las autoridades chinas se están apresurando a desarrollar vacunas y terapias para combatir el nuevo virus, que es más contagioso que el SARS y podría costar a la economía global cuatro veces más que los US$40.000 millones del brote SARS de 2003. La decisión de realizar ensayos en humanos para remdesivir muestra que es una de las terapias más prometedoras contra el virus que hasta ahora no tiene tratamientos o vacunas específicos.

El fármaco experimental aún no ha sido aprobado para su uso por ningún regulador de medicamentos del mundo, pero se está utilizando en pacientes afectados por el nuevo virus en ausencia de opciones de tratamiento aprobadas, dijo Gilead en un comunicado la semana pasada.

El regulador de salud de China también ha recomendado el medicamento contra el VIH de AbbVie Inc, Kaletra, como un medicamento antiviral ad-hoc para el coronovirus. Kaletra también se someterá a pruebas en humanos, según The Paper.Entretanto, continúa una búsqueda global de terapias para contener la infección que puede propagarse sin ser detectada.

Johnson & Johnson ha iniciado trabajos en una vacuna preventiva contra el coronavirus y tiene “docenas de científicos” trabajando en ella, dijo su director científico Paul Stoffels el mes pasado. GlaxoSmithKline y Coalition for Epidemic Preparedness Innovations dijeron el lunes que trabajarán para acelerar la creación de una vacuna y luego proporcionar las dosis rápidamente.

La neumonía del primer paciente en Estados Unidos infectado con el virus, un hombre de 35 años, ha mejorado después de recibir remdesivir, dijeron los médicos que lo trataron en un estudio publicado en el New England Journal of Medicine la semana pasada.

La prueba en China podría resultar en una aprobación rápida de remdesivir por el regulador de medicamentos chinos, que en algunos casos ha sido la más rápida del mundo. La ley de medicamentos de China ahora permite la aprobación condicional de medicamentos con datos clínicos que demuestran la eficacia contra enfermedades que son potencialmente mortales y no tienen terapias existentes.