Asheville:

Enclavada en un valle de los Montes Apalaches en Carolina del Norte, la pequeña ciudad de Asheville se distingue por sus amplios espacios verdes y su cerveza artesanal.

Los aficionados al senderismo, excursionismo o al simple placer de caminar, encontrarán en ella numerosos parques y pintorescos caminos de montaña para respirar aire puro y contemplar bellos paisajes.

Muy cerca de Asheville está la finca Biltmore, la mansión privada más grande del país. Un palacio de 250 habitaciones con un hermoso predio de 50 mil hectáreas, mandado a construir por el magnate, George Vanderbilt.

Si te hospedas en el famoso Grove Park Inn quizás y con algo de suerte, te den la habitación donde alguna vez se hospedaron el inventor más importante de Estados Unidos, Thomas Edison, Henry Ford, John Rockefeller, el escapista, Harry Houdini, Enrico Caruso y el expresidente, Franklin D. Roosevelt.

El Jardín Botánico de Cape Fear tiene la variedad de azaleas más impresionante del país y su espectacular floración primaveral llena el ambiente de colorido.

Los amantes de la arquitectura deben visitar la Basílica de San Lorenzo, un templo de comienzos del siglo XX con la cúpula elíptica independiente de mayor tamaño de Norteamérica.

Parque Nacional Redwood:

Espacio físico de 540 Km2 frente a la costa del Pacífico en el extremo norte del estado de California. En él aguarda un imponente bosque de secuoyas, árboles que pueden superar los 115 metros de altura y los 3 mil años de vida.

Acampar o hacer un picnic cerca de estos gigantes de la naturaleza o caminar por los senderos del bosque, será una experiencia enriquecedora que además te dará dimensión de lo que representa la raza humana en el ecosistema.

Los caminos de Redwood pueden llevarte al interior del área boscosa o acercarte a las bonitas playas que salpican la costa.

El pelícano pardo, el pigargo cabeciblanco, el búho moteado norteño y el león marino de Steller, son especies en peligro de extinción que viven en el Parque Nacional Redwood, que por sus características fue usado en la película, El Retorno del Jedi, de la famosa saga, Star Wars.

Parque Nacional de los Glaciares:

Parque de Montana fronterizo con Canadá de más de 4 mil 100 Kmque además de sus 2 sistemas montañosos, el Lewis y Livingston, suma 130 lagos.

Los altos montes nevados acogen en sus densos bosques infinidad de especies de flora y fauna, incluyendo la cabra montesa, símbolo oficial del parque.

Este lugar debe su nombre a los muchos glaciares que han desaparecido en los últimos 15 mil años, después de moldear sus montañas y dejando parajes de belleza alucinante.

El Parque Nacional de los Glaciares constituye uno de los ecosistemas mejor conservados del país, con el resguardo de entre otras especies del oso Grizzly, el ciervo mulo, el muflón y lince canadiense.

Pesca controlada, esquí alpino, camping y senderismo, son actividades a realizar.

Natchez:

La bella arquitectura del siglo XIX de Natchez con mansiones de majestuosos pórticos, fue obra de los acaudalados propietarios de las grandes plantaciones de algodón, que buscaban lugares más agradables para veranear.

Uno de estos hermosos palacetes es Longwood, que aunque quedó inconcluso por la guerra civil, se mantiene muy bien conservado en medio de sus amplios y bellos jardines.

La catedral-basílica de Santa María impresiona por su vista interior, siendo una de las joyas arquitectónicas del sur de los Estados Unidos.

Vale la pena ir a Natchez solo para admirar las puestas de sol sobre el río Misisipi.

Savannah:

Savannah es tan hermosa que el general, William Sherman, cuestionado por su brutal política de tierra arrasada durante la Guerra Civil, no quiso destruirla.

Savannah expresa como pocas ciudades el viejo espíritu sureño, con sus embarcaciones surcando el río que le da el nombre, su paseo marítimo frente al Atlántico, sus alamedas con árboles que juntan sus copas haciendo bóvedas naturales, sus viviendas tradicionales, sus parques y plazas.

Los creyentes y aficionados a los fenómenos paranormales se sentirán a gusto en esta ciudad de Georgia, percibiendo “fantasmas” por todos lados. No por nada es conocida como “ciudad hechizada”, en la que suman al menos 50 edificaciones donde se dice hay manifestaciones extrasensoriales.

Una curiosidad de Savannah es su sinagoga en estilo arquitectónico gótico.

Lago Tahoe:

El Lago Tahoe, en la Sierra Nevada y rodeado de montañas a casi 1.900 metros sobre el nivel del mar, ha logrado conservarse como uno de los cuerpos de agua más puros y nítidos de Estados Unidos, pese los efectos del calentamiento global y las sequías.

A lo largo del perímetro lacustre se encuentran pintorescas poblaciones y ciudades como Reno y Carson City.

El Lago Tahoe y sus alrededores son frecuentados en invierno para practicar esquí y en verano, para hacer senderismo y pasear en bote por sus cristalinas aguas.

La popular serie de televisión Bonanza dejaba ver con frecuencia las azules aguas del lago, que también ha sido locación de famosas películas como X-Men (2 y 3) y El Padrino 2.

Cape Cod:

Larga península de Massachusetts ideal para pasar días de playa en familia, con excelentes hoteles y deliciosa comida marinera.

A lo largo de la península se alinean pintorescas localidades como Bourne, Falmouth, Mashpee, Dennis, Brewster, Chatham, Eastham, Truro y Provincetown, con espacios salpicados por bonitos molinos de viento.

Las islas más frecuentadas son Nantucket y Martha’s Vineyard, muy visitadas en verano por los vacacionistas que llegan desde Nueva Inglaterra y otras partes del país.

Deadwood:

Aunque se encuentra en el centro-norte estadounidense, en Dakota del Sur, Deadwood conserva el espíritu de la ciudad tipo viejo oeste que fue.

Para finales del siglo XIX, en Deadwood había más saloons que residencias, 9 de cada 10 mujeres eran prostitutas y su nutrida población de delincuentes y aventureros, producía al menos un muerto diario.

Ahora la pintoresca localidad vive de recrear inofensivamente su legendaria y violenta historia, con pistoleros que se baten en duelo, museos alusivos, modernas casas de juego y espectáculos de rodeo.

Un lugar de interés asociado con el pasado de la ciudad es la tumba del célebre aventurero y pistolero, Wild Bill, asesinado a balazos en una mesa de juego en 1876. Al morir tenía 2 ases y 2 ochos, la ahora famosa y de mal augurio “mano del muerto” en el póker.