Como la rueda se mueve por inercia aun cuando se apagó la fuerza de tracción, la industria automotriz no detiene su capacidad de explorar e innovar incluso cuando la realidad se endurece, los mercados se aplacan, las ventas se desaceleran. La caída argentina es una muestra insignificante en medio de la preocupación global que en estos tiempos se mueve al compás de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, y los avatares del Brexit británico. Pero como el movimiento se demuestra andando, Carlitos Balá dixit, el Salón de Frankfurt no sólo le abrió definitivamente las puertas a la movilidad eléctrica, con una batería de modelos con propulsión sustentable, sino que también se reservó espacio para las excentricidades propias de estas exhibiciones. Para que, si hay crisis, que no se note…

Aunque las grandes luces se posan sobre los vehículos enchufables, Frankfurt exhibe también muchas variantes de una tecnología que está tomando cada vez más impulso en la industria, como la conducción autónoma. También se observan más irrupciones de marcas chinas, con modelos extremos. Y es plataforma de lanzamiento de autos de competición. Como también hay grandes fabricantes globales ausentes, como Fiat y Jeep (Grupo FCA), Toyota y Nissan, entre otros, en una escena dominada mayormente por los grandes grupos alemanes.

Autos eléctricos y que se manejen solos son las pautas a seguir. Ya habrá tiempo para explorar otras opciones, como que puedan volar, una alternativa que fue más lenta en la realidad que en la mente de Steven Spielberg, quien en Volver al Futuro lo había imaginado para 2015. Mientras tanto, se disfruta del arsenal futurista que se despliega en Alemania.

1. El camino iluminado con drones

Audi AI:TRAIL quattro

Con el prototipo todoterreno Trail quattro, Audi completó la saga AI que había iniciado dos años atrás en este mismo espacio, y que cuenta con cuatro modelos que se lucen en esta exposición. Uno es el AI:ME, que emerge como una alternativa de hatchback urbano que comparte plataforma con el Volkswagen ID.3. Lo sigue el AI:RACE, un deportivo que se presenta como una evolución del PB18 e-tron que la casa de Ingolstadt había exhibido el año pasado en Pebble Beach. Y el cuarto elemento es en verdad el primero, el AI:CON, que en 2017 ya había sido presentado como un anticipo para la conducción autónoma.

El AI:TRAIL quattro se luce como un auto que bien podría haber transitado por Marte en la película El Vengador del Futuro. Motor eléctrico, conducción autónoma casi completa, gran cantidad de espacios vidriados en la carrocería, un chasis que combina acero, aluminio y fibra de carbono o asientos que se pueden desmontar para usarlos como sillas fuera del auto, pero lo más llamativo de este modelo está en la iluminación: en lugar de las luces cortas y largas convencionales, está equipado con cinco drones eléctricos triangulares y sin rotor. Pueden posarse sobre el vehículo o bien volar por delante del prototipo para iluminar el camino y así sustituir por completo los faros delanteros.

Incluso, estas “luces en el cielo” son capaces de transmitir una imagen de vídeo a la pantalla del vehículo vía WiFi. Si el vehículo está parado, los drones también pueden iluminar el área circundante desde el techo cuando, por ejemplo, los ocupantes requieran luminosidad en los alrededores del auto. O incluso puede iluminar el interior del vehículo a través del techo panorámico.

2. Una súper pantalla que viene acompañada con un auto

En el galopante crecimiento de la industria china, el Byton M-Byte apareció con sus formas definidas para la producción. Es una opción de un SUV urbano que en Asia estará a la venta el año próximo, y en 2021 llegará a Europa y Estados Unidos. Tiene motor eléctrico con hasta 414 caballos y una autonomía máxima de 435 kilómetros, pero la vedette de este auto es, en verdad, un llamado de atención por las distracciones: el frente del tablero es una enorme pantalla de 48 pulgadas con tres áreas de contenido en las que despliega un arsenal de información y entretenimiento. La mayoría de sus mandos son táctiles, tanto que tiene una tablet en el centro del volante y otra entre las dos butacas delanteras, y cada una de las plazas traseras cuentan con sus propias pantallas. Se estima que el precio en el Viejo Continente rondará los 50 mil euros.

3. Un juguete tan equipado como el modelo real

Casi al mismo tiempo que el Jeep irrumpía en los Estados Unidos, la década del 40 vio el nacimiento de otro ícono de los todoterreno: el Land Rover Defender, un modelo que ya tiene 71 años y en Frankfurt confirmó su vigencia. La leyenda de los 4×4 mostró su nueva cara en sus versiones de dos y cuatro puertas, con alternativas de motorización Diésel como las opciones híbridas que se ajusta a estos tiempos enchufables. Pero una de las grandes sorpresas que se reservaron para su presentación es un juguete. Para rendirle tributo a este modelo, Lego también lanzó su propia versión del nuevo Defender: consta de 2.573 piezas, que al ensamblarse se convierten en un vehículo con suspensión independiente, malacate y hasta las simulaciones de los pistones trabajando en el motor de seis cilindros o en la caja de tracción integral. Una verdadera maravilla.

4. La familia eléctrica de VW, con un nuevo logo que acompaña

Joachim “Jogi” Loew, head coach of the Germany national team, Herbert Diess, Chief Executive Officer Volkswagen AG, Juergen Stackmann, Board Member for Sales and Marketing and German Team-Manager Oliver Bierhoff during the presentation of the Volkswagen ID.3 at IAA in Frankfurt/Main, Germany. (Photo by Gisela Schober/Getty Images for Volkswagen AG)[/caption]

Volkswagen generó mucha expectativa en la previa del Salón con la presentación de un nuevo logo que prometía estar acorde a los tiempos actuales de la compañía, que en Frankfurt lanzó una batería de modelos eléctricos entre los que está el ID.3, un mediano que por precio se pone al alcance de la clase media europea, que ya empieza a producirse y es una de las grandes estrellas de la muestra. La flamante iconografía de la marca es más sencilla que la anterior, de fondo blanco y letras azules sin un contorno que las resalte, aunque su lanzamiento lejos estuvo de ser sencillo porque fue el primer gran acontecimiento mediático de VW en Frankfurt.

En la jornada exclusiva para la prensa, la casa de Wolfsburgo contó con dos grandes celebridades del fútbol alemán: el técnico de la selección, Joachim Löw, y el manager de la Federación germana, el ex delantero Oliver Bierhoff. Y ambos fueron la cara de muchas imágenes de los modelos de VW, por supuesto que con el ID.3 como en otros miembros de la familia eléctrica, como el ID.Buzz, un monovolumen que es pariente lejano de la Kombi, o el ID.Buggy.

5. BMW adelantó cómo sería su primer modelo a hidrógeno

En la búsqueda de opciones de movilidad sustentable, los motores eléctricos con recarga a través de enchufes son los que más abundan. No es la única alternativa, aunque sí la de requerimientos más sencillos, ya que repostar el auto es casi el equivalente a cargar el teléfono celular. El problema es la demora de dicho procedimiento, que demanda horas, y las carencias de autonomía. Así surge la tecnología de autos movidos con pilas de hidrógeno: los tiempos de recarga son similares a los de los combustibles tradicionales (en torno a cuatro minutos), su autonomía no se ve tan afectada con climatología adversa y no requieren instalar un punto de carga en el hogar. Está avanzando con más lentitud porque sus costos son muy elevados, pero una marca de lujo como BMW puede ofrecerlo como alternativa sin afectar su cartera de productos.

Así, en Frankfurt se vio el prototipo iHydrogen Next, un SUV que anticipa cómo será el futuro X5, previsto como el primer modelo de la marca bávara con esta tecnología. Los planes de BMW con este concept es llevarlo a la producción, en una pequeña dotación, en 2022, para su irrupción con más fuerza en 2025, tiempos que los que se cree que esta tecnología de movilidad tendrá más desarrollo.